Separación de parejas de hecho ¿cómo se gestiona?

¿No sabes cómo se gestiona la separación de parejas de hecho? En Digilex somos expertos en el divorcio express, aunque también te pondremos al corriente de los procedimientos para las separaciones de las parejas de hecho. Antes de empezar, decirte que no existe ninguna ley estatal que regule este tipo de separación, a diferencia del divorcio.

Ahora bien, algunas comunidades autónomas sí cuentan con una regulación propia, por lo que es conveniente asesorarse correctamente antes de proceder y seguir adelante.  A continuación, te lo contamos todo acerca de la separación de parejas de hecho. 

¿Qué hacer para romper una pareja de hecho? 

¿Qué se entiende por pareja de hecho? Es una unión estable entre dos personas que han convivido durante un periodo de tiempo mínimo, cuyas normas o requisitos legales dependen de la Comunidad Autónoma donde residan y de la existencia o no de hijos en común. 

Para determinar la autenticidad de una pareja de hecho será necesario la firma de un contrato privado o público que refleje dicha unión. Otra de las pruebas que pueden solicitarse para hacer válida esta unión consiste en su inscripción en un registro de parejas de hecho, aunque esta inscripción no siempre es obligatoria. 

Si te estás planteando romper con tu pareja de hecho y no sabes por dónde empezar, desde aquí vamos a tratar de resolver todas tus dudas.

En primer lugar, debes saber que no existe el divorcio como tal en las parejas de hecho, por lo que esta separación no se rige por las mismas condiciones de un divorcio de mutuo acuerdo o contencioso. Lo cierto es que en las parejas de hecho existe una separación que no es más que la disolución de la unión estable entre ambos.

Una de las dudas que se plantean con mayor frecuencia a la hora de establecer una unión de este calibre guarda relación con el régimen económico. Las parejas de hecho suelen preguntarse cómo se establecerán las relaciones económicas durante el tiempo de convivencia y qué pasará con ellas en el caso de producirse una ruptura. Si te preguntas si es posible aplicar el régimen de gananciales o la separación de bienes propia del divorcio sin hijos o con hijos, sigue leyendo y te informaremos al respecto. 

Cuando existe un matrimonio de por medio, se aplica el régimen económico matrimonial pertinente que consiste en adoptar la separación de bienes o el régimen de gananciales en el momento de contraer matrimonio, algo que afecta exclusivamente a los cónyuges. Ahora bien, en el caso de las parejas de hecho, las parejas podrán realizar los acuerdos o pactos que crean convenientes a la hora de establecer sus propias relaciones económicas. 

Al no existir un matrimonio legalizado, el Tribunal Supremo establece que este tipo de unión no tiene porqué ir asociado a un régimen de comunidad de bienes automático, sino que los propios interesados podrán resolver de forma tácita o expresa su deseo de compartir todos sus bienes o aquellos que fueron adquiridos durante la unión de hecho. 

La mayoría de las parejas de hecho se preguntan si es posible iniciar un proceso judicial de separación o de divorcio y se plantean ciertas dudas sobre el procedimiento a seguir. Las personas que están casadas sí cuentan con un proceso de separación matrimonial, pero en el caso de la separación de la pareja de hecho no existe un procedimiento judicial similar. 

Eso sí, cuando se produce la ruptura deben tomarse las decisiones pertinentes a la legislación del patrimonio compartido y en cuanto a las relaciones paterno-filiales, algo que puede asemejarse en el caso del divorcio con hijos.

Trámites para resolver las relaciones paterno-filiales 

Si quieres optar por la separación de parejas de hecho es importante que sepas que no será necesario realizar ningún tipo de gestión si no hay  hijos en común. Sin embargo, las obligaciones que tendrán los padres con sus hijos son prácticamente las mismas en el caso de un divorcio común o de una separación de una pareja de hecho. No obstante, el procedimiento a seguir es diferente. 

Los matrimonios se regirán por un procedimiento de separación o divorcio, mientras que en caso de las parejas de hecho se adoptarán medidas paterno filiales de acuerdo a un procedimiento judicial. En este proceso podrá ponerse de acuerdo la pareja a la hora de adoptar las medidas idóneas o bien podrá iniciarlas uno de los convivientes.

Tal y como sucede en el caso del divorcio express, lo más recomendable es adoptar un acuerdo común para que el proceso no se alargue en el tiempo, evitar posibles conflictos emocionales y hacer que resulte más económico para ambos. 

Sin embargo, si la pareja en cuestión no llega a un acuerdo sobre las medidas paterno filiales, será necesario llevar a cabo un procedimiento contencioso, donde el interés del menor primará ante todo. Sea como sea, a continuación vamos a exponer las características asociadas a cada procedimiento. 

Adopción de medidas paterno filiales de mutuo acuerdo 

Si ambas partes están de acuerdo, solo hace falta presentar una demanda. En este caso, solo existirá un procurador y un abogado se encargará de representar a ambos, algo que reduce significativamente el costo del procedimiento. 

La demanda debe estar acompañada por un convenio regulador donde se especifiquen acuerdos tan importantes como los siguientes: 

  • Guarda y custodia de los hijos. Es posible atribuir la custodia individual a un progenitor o bien la custodia compartida a ambos.
  • Régimen de alternancia. En el caso de la custodia compartida, es necesario pasar el régimen de alternancia de convivencia entre ambos progenitores, sí como el domicilio de convivencia.
  • Régimen de visitas, estancia y comunicación. En el caso de que un solo progenitor haya obtenido la custodia de los hijos, deberá determinarse el tiempo de visita del otro progenitor, así como el tiempo que podrá tenerlos bajo su tutela o cuándo podrá comunicarse con ellos. 
  • Atribuir el uso de la vivienda familiar. Si la custodia final es individual, el uso de la vivienda familiar recaerá en los hijos y el progenitor que se ha quedado con la custodia. En el caso de ser una custodia compartida, es posible acordar que el conviviente que posea menos recursos financieros disfrute del uso de la vivienda. 
  • Pensión de alimentos. Deberá determinarse los gastos necesarios para el sustento de los hijos en común, como la alimentación, los costes médicos, los gastos escolares, la vivienda, la atención sanitaria y otros enseres personales. 
  • Prestación compensatoria. En la separación de las parejas de hecho no existe ningún tipo de regulación estatal asociada a la pensión compensatoria. Sin embargo, uno de los convivientes puede solicitarla e incluso ambos podrán llegar a un acuerdo. 

Adopción de medidas paterno filiales a través de un procedimiento contencioso 

Si la pareja no ha logrado adoptar un acuerdo, no cabe más remedio que iniciar un procedimiento contencioso para adoptar las medidas paterno-filiales más adecuadas. En este caso, el proceso será más caro que el anterior, pues cada miembro contará con su propio procurador y abogado. 

Cada abogado tendrá que redactar la demanda a petición del solicitante, incluyendo las medidas que desee, siempre teniendo en cuenta el beneficio e interés de los menores. Una vez uno de los miembros haya recibido la demanda por parte del otro, se procederá a realizar un escrito de contestación en el que se solicitarán las medidas paterno filiales que la otra parte implicada considere oportunas. 

En el juicio, ambas partes leerán sus respectivas demandas y el juez deberá decidir finalmente las medidas a adoptar, siempre teniendo en cuenta que se adoptarán las medidas más adecuadas en interés del menor. 

Si es necesario, es posible solicitar algunas medidas de carácter provisional mientras dura el proceso.

¿Puedo solicitar pensión compensatoria en el procedimiento contencioso? 

No existe una ley concreta que sirva para regular la pensión compensatoria en el caso de la separación de las parejas de hecho, aunque es posible solicitarla. Tal y como establece el Tribunal Supremo, se podrá adoptar una pensión compensatoria en los siguientes casos: 

  • Aumento del patrimonio en el caso de uno de los convivientes. 
  • Que exista un empobrecimiento relativo por parte de la persona que solicita la prestación, es decir, que la ventaja obtenida por el enriquecido sea a expensas del empobrecido.
  • Incapacidad para justificar la causa del enriquecimiento. 

En el caso de algunas comunidades autónomas, es posible regular la pensión compensatoria para el miembro de la pareja que haya quedado más desfavorecida, siempre y cuando exista la formalización de la unión en escritura pública.

Trámites para liquidar el patrimonio común de una pareja de hecho

En las parejas de hecho no existe el régimen económico del matrimonio. Sin embargo, las parejas de hecho pueden plantear las relaciones de carácter patrimonial de la convivencia y los efectos económicos en caso de ruptura.

Si la pareja se ha puesto de acuerdo, ambos tendrán que cumplir con lo que han pactado y los bienes adquiridos durante la convivencia de hecho pertenecerán a ambos convivientes. Si no existe un acuerdo previo de por medio, las opciones adoptar pueden ser varias:

  • Escritura pública ante notario. Si ambos convivientes están de acuerdo, basta con ir a una notaría y firmar el fin del condominio y la atribución de los bienes a cada miembro. 
  • Procedimiento judicial para dividir los bienes en común. Si no es posible llegar a ningún acuerdo, los convivientes por separado podrán iniciar un procedimiento judicial para poder dividir los bienes que tienen en común. 

Sea cual sea el caso en cuestión, es preferible contar con un abogado de familia para tomar las decisiones correctas. Nuestros abogados de divorcios express se pondrán a tu disposición para ponerte al corriente de todos los trámites necesarios para la separación de parejas de hecho.

Menú
LLÁMAME
+
¡Llámame!