¿Qué es un divorcio contencioso?

El divorcio es uno de los procesos más complicados por los que puede pasar una pareja. El simple hecho de que se rompa la relación conyugal implica desacuerdos, enfrentamientos, requerimientos y otras cuestiones incómodas que afectan a las dos personas desde distintos puntos de vista. 

Pero, ¿qué ocurre cuando uno de los miembros de la pareja no está de acuerdo con el divorcio? Esta pregunta requiere una respuesta precisa respecto a lo que se conoce como el divorcio contencioso. ¡Te lo contamos! 

Ventajas del divorcio contencioso

El divorcio contencioso consiste en la disolución del matrimonio que se lleva a cabo legalmente ante un juez. Este procedimiento se realiza así a causa de la solicitud de divorcio de un miembro de la pareja y sin que la otra persona esté de acuerdo o no dé su consentimiento; sin embargo, tiene una particularidad que lo diferencia del divorcio que conocemos comúnmente, ya que no implica el visto bueno o aceptación de la otra parte.

En aquellos casos donde no es posible llegar a un acuerdo mutuo, se requiere la vía contenciosa. ¿Cuáles serían sus ventajas? En primer lugar, se puede considerar que el amparo de la ley puede ayudar a una persona a romper el vínculo matrimonial que demanda y que, básicamente, la pareja no aprueba; por eso, puede ser una buena solución teniendo por delante las figuras del abogado y procurador.

Se puede iniciar por cualquiera de los cónyuges y, por tanto, no se requiere el consentimiento de la otra persona. En este sentido, puede ser un recurso interesante en cuestiones de violencia de género o por cualquier otra circunstancia en la que existan posibles riesgos para la vida o la integridad física. Por esta razón, se convierte en una vía de escape para que, legalmente, se inicie la demanda de divorcio.

En el caso de que haya hijos de por medio, está la posibilidad de solicitar medidas provisionales para su gestión de los mismos y que no haya otras problemáticas vinculadas a la vivienda, alimentación o manutención.

De este modo, llega a ser una solución frente a la manera de dividir las cargas parentales y la ocupación en ciertas responsabilidades. Al fin y al cabo, se convierte en un tipo de divorcio express que puede conllevar cierta prisa, especialmente si es un divorcio con hijos.

Desventajas del divorcio contencioso

El divorcio contencioso supone crispación, hostilidad y falta de consenso. En realidad, está siendo iniciado el proceso por una persona sin que la otra muestre convencimiento, de tal manera que se produce una situación de tensión que, obviamente, no proporcionar armonía ni facilidades durante el procedimiento, algo que puede llegar a la necesidad de tramitar, por ejemplo, un divorcio express online que ofrezca garantías rápidas y en poco tiempo, tal y como lo demuestran los abogados especialistas en este tipo de separaciones.

No obstante, hay que tener en cuenta la duración del divorcio, ya que puede llegar a ser bastante largo si no se ponen las cosas fáciles por parte de uno de los miembros de la pareja. 

Generalmente, se rompe la relación y la comunicación una vez que se inicia el procedimiento, motivo por el cual se genera esa crispación que obliga a que haya una figura legal de por medio para que se gestionen correctamente todos los trámites del divorcio. De hecho, es el juez quien toma la decisión final. Además, los gastos que supone el divorcio son bastante elevados y conducen hacia un desembolso considerable.

Las pretensiones de cada uno puede que no se cumplan, lo que puede llevar a requerimientos y exigencias que desembocan en otros problemas mayores. El chantaje y el enfrentamiento se convierten en los principales conceptos que toman protagonismo, todo esto acompañado de riesgos e incertidumbre, lo que puede llevar a la insatisfacción de no haberse cumplido con las necesidades de uno mismo u obtener los objetivos demandados.

Los más vulnerables en un divorcio contencioso son los hijos. Estos se pueden ver sometidos a una presión emocional y psicológica que, evidentemente, no les beneficia en absoluto. A su vez, hay que tener en cuenta que la mediación familiar puede ser una buena solución, ya que la imposibilidad de que haya un divorcio de mutuo acuerdo hace que los hijos sufran las consecuencias de todo el proceso legal.

¿Cuáles son las causas de divorcio contencioso?

La situación por la que se desarrolla un divorcio contencioso tiene que ver con una serie de causas. La primera de todas se basa en la incapacidad de la pareja por tener una relación estable y donde reina el desacuerdo. El simple hecho de que no haya muestras de afecto o una correcta relación entre los miembros, hace que caigan en el enfrentamiento; por este motivo, se puede decir que la ruptura emocional es una realidad que lleva, incluso, a la falta de sensibilidad y de empatía.

Una de las dos personas que conforman el matrimonio da el paso para iniciar el divorcio. Esto puede conllevar la sorpresa del otro miembro, del mismo modo que también conduce al intento de dañar al otro con malas intenciones.  En este sentido, se produce un claro enfrentamiento generalizado en distintos ámbitos de la familia y la pareja, por lo que una parte puede salir algo más favorecida y otra más damnificada.

La mala convivencia suele ser también otra de las causas. Cuando existe un clima de tensión y mala comunicación en el hogar, se llega a un punto insostenible en el que, básicamente, no hay prosperidad, motivo más que suficiente para que el matrimonio se pueda disolver. En el fondo, la desestructuración familiar llega a ser uno de los principales causantes de esta situación tan vulnerable.

En cuanto a los malos tratos, tanto verbales como físicos, son los principales causantes de que se inicie el divorcio contencioso. Las malas conductas y el hecho de aguantar a diario cierto tipo de situaciones lleva a la pareja a que no se consolide un vínculo adecuado y se llegue al daño físico y emocional, algo que llega a ser completamente inadecuado. 

Procedimiento de divorcio contencioso

El proceso para llevar a cabo el divorcio contencioso se desarrolla del siguiente modo. La presentación de la documentación se hace en el Juzgado de Primera Instancia de la localidad donde se resida, siendo generalmente el domicilio del matrimonio. A partir de ahí, la demanda que se hace tiene lugar a modo de Juicio Verbal, tanto si es un divorcio sin hijos como si los hay.

Todo lo que se adjunte debe contener la certificación de inscripción del matrimonio, también los datos referidos al nacimiento y nombre de los hijos, toda la documentación donde se realice la demanda de divorcio y, finalmente, otros aspectos relativos al patrimonio y situación económica de los cónyuges donde se incluyen nóminas, bienes, propiedades, etc.

Generalmente, es un proceso que se dilata en el tiempo, aunque la gente quiere que sea un divorcio express, siempre surgen algunos requerimientos o situaciones más controvertidas que pueden ocasionar un retraso en la tramitación.

¿Es posible cambiar un proceso de divorcio contencioso a mutuo acuerdo?

Una vez que se inicia el divorcio contencioso, cabe la posibilidad que la otra persona decida acordar la separación bajo una serie de premisas. Normalmente, quiere sacar el máximo provecho posible, pero también es cierto que puede llegarse a un acuerdo, siempre y cuando haya comunicación y sentido común, algo que va a requerir una figura imparcial de por medio.

A través de los abogados de divorcios express, se puede llegar a un consenso y, por tanto, cambiar hacia un divorcio de mutuo acuerdo. De este modo, se consigue establecer un reparto igualitario de los bienes y se puede acordar el cumplimiento de los deberes que deben tener ambos cónyuges. 

Eso sí, en todo momento el divorcio debe ajustarse al convenio regulador para que se cumpla con toda la normativa vigente.

La importancia de contar con un abogado especialista

A la hora de llevar a cabo el proceso de divorcio, es conveniente contar con abogados especialistas que ofrezcan un servicio profesional y experimentado. Al fin y al cabo, se pretende sacar el mejor provecho de la separación y no salir damnificado por culpa de una mala tramitación en la demanda; por esta razón, es imprescindible tener al lado un buen abogado que sepa muy bien cómo dirigir la situación.

Los buenos abogados son aquellos que tratan de esclarecer la situación. Cumplen con la ley y acuden a la normativa vigente para que se saquen los máximos beneficios del divorcio. En todo momento se atiende a las solicitudes y demandas del cliente con el objetivo de proporcionar el mejor servicio.

Así somos los profesionales de Digilex, personas cualificadas y con capacidades suficientes como para tratar cualquier situación por delicada que sea. Sabemos muy bien cómo orientar el divorcio y que en ningún momento los hijos puedan salir perjudicados. La idea es que exista coherencia bajo los procedimientos que se apliquen y, por otro lado, se pretende poner en práctica todo tipo de soluciones que ofrezcan un resultado satisfactorio.

Menú
LLÁMAME
+
¡Llámame!