Hábitos de pareja que propician el divorcio

Todos los matrimonios pueden sufrir crisis que puedan desencadenar en una posible ruptura. Sin embargo, es posible evitarlo si se está dispuesto a cambiar esos hábitos de pareja que propician el divorcio. 

Muchos de ellos, pueden estar tan interiorizados hasta tal punto de que se hayan convertido en algo habitual o rutinario, dejando a la pareja en una posición de vulnerabilidad ante un posible desencuentro o discusión. La única forma de evitar el divorcio es intentar hacer un esfuerzo para mejorar la situación y solo en caso de que no exista ningún tipo de entendimiento, y de haber agotado todas las vías para solucionar la situación, optar por comenzar los trámites de divorcio de la mano de un equipo de abogados profesionales

En Digilex contamos con información relacionada para facilitar que el proceso de divorcio no se convierta en algo que pueda perjudicar no solo a la pareja, sino al resto de la familia.

¿Qué hábitos propician un divorcio?

Con los datos de la Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA) publicados en el informe del ‘IV Observatorio del derecho de familia’ es posible saber cuáles son los motivos más comunes de divorcio entre los españoles. Por ello, es mucho más fácil contar qué hábitos propician un divorcio con el fin de saber cómo ponerles freno a tiempo. 

Críticas constantes y retiradas

Si en la relación de pareja se usa de manera recurrente las críticas negativas como arma para llamar la atención, ganar discusiones o hacer mella en el estado anímico de la pareja con el fin de sentirse superior. Este tipo de conductas negativas suele ser uno de los principales motivos de distanciamiento entre la pareja.

Dejar de compartir 

El hecho de no compartir cosas en común, desde pasatiempos, amigos o sueños de futuro, puede desembocar en un claro distanciamiento que, finalmente, conlleve la separación de cosas de mayor peso como pueden ser los bienes materiales o las cuentas bancarias. Detalles por lo que, en muchos casos, acaba por dar un aspecto de vidas separadas que se refleja en divorcio.

Atención excesiva en los hijos

Este es otro de los hábitos de pareja que propician el divorcio. Aunque es natural que la llegada de los hijos sea un cambio significativo en la relación de la pareja, se debe guardar siempre tiempo para seguir mejorando la relación entre ambos. De esta forma, se ofrece a los hijos una visión reforzada de la relación paterna y se evita crear una dependencia emocional basada en el deber para con los hijos que, finalmente, desemboque en un matrimonio vacío tras emancipación.

Abandonar los detalles 

Es normal que durante los inicios de la relación la pareja se muestre más receptiva a ofrecer lo mejor al otro y que, tras llevar un tiempo casados, se despreocupen y abandonen la relación a algo monótono y sin atenciones. Los detalles son los que marcan ese interés que despiertan sentimientos positivos como la complicidad, la amistad y el respeto.

Guardar rencor

Cada palabra o acción capaz de causar daño al otro miembro debe ser rápidamente aceptada como fallo por la otra parte. No es bueno dejar que posibles discusiones marquen líneas rojas donde se mantenga rencor por ofensas pasadas. Aprender a saber pedir perdón a tiempo o saber perdonar a la otra persona es algo tan básico que, sin ello, es posible que la pareja no acabe en buenos términos pasado un tiempo.

Tomar decisiones por separado

Cada decisión que implique algo relacionado con la pareja o el núcleo familiar debe ser tomada por ambos miembros de la pareja. De lo contrario, estaremos ante una actitud soberbia y de superioridad que deja en un mal lugar a uno de los miembros del matrimonio. La igualdad está ligada a la toma de decisiones consensuadas.

Tratar de cambiar a la otra persona

No existe el matrimonio perfecto. Con esto se entiende que cada persona tiene una forma de ser que, en un pequeño o gran porcentaje, no cumplirá con todas las expectativas de la otra persona. Aprender a trabajar esos defectos que puedan resultar molestos durante la convivencia es parte de un proceso de acercamiento vital que hará al matrimonio mucho más estable y cercano.

Ocultar el estado de casado

Estar casado debe suponer siempre algo positivo para las personas que conforman el matrimonio. Por ello, no se debe ocultar que se está casado para que el resto de personas cercanas sientan que exista algún tipo de predisposición hacia una posible infidelidad. 

¿Cómo evitar un divorcio?

Reconociendo algunos de estos hábitos e incluyendo aquellos que puedan ser un punto de inflexión para cada matrimonio, es posible saber cómo evitar un divorcio. Igualmente, siempre que se da el paso hacia una posible reconciliación, tanto por parte de uno solo de los implicados, como por ambas partes, se debe contar con la posibilidad de que esto no funcione. 

No es recomendable poner unas expectativas altas o demasiado positivas para no caer en posibles represalias que conlleven un proceso de divorcio aún más complejo y perjudicial para el propio matrimonio como para el núcleo familiar. 

Mejorar la comunicación será uno de los puntos básicos para evitar el divorcio. Aprender a escuchar a la otra persona, aceptar críticas negativas y comenzar a plantear un nuevo comienzo limando posibles asperezas sea una de las formas más directas de evitar una posible ruptura.

Del mismo modo, es necesario aprender a admitir los errores y erradicar posibles malos hábitos que hayan provocado que la relación esté tan deteriorada como para dar el paso de la separación. Aprender a hacer esfuerzos por el bien de la relación puede suponer un cambio positivo en la dinámica de pareja. Saberse querido y respetado con hechos que lo certifiquen es otro punto de apoyo positivo.

Cuidarse y preocuparse por el estado de salud tanto física como mental de uno mismo es otro síntoma de seguridad a transmitir. Sentirse seguro de uno mismo puede verse reflejado en la otra persona y, de este modo, aumentar la autoestima mutua para ayudar a enfrentar la situación desde un punto de vista más optimista. 

Mantenerse sano, cuidar de nuestro aspecto y mantenerse firme en los objetivos a conseguir son pautas a adoptar para mejorar tanto la relación en poco o como a largo plazo. La actitud lo es todo cuando se ha de enfrentar una situación tensa e incómoda en pareja.

¿Es el divorcio siempre la mejor opción?

El divorcio es una decisión difícil de tomar, por ello no puede ser nunca la primera opción en caso de conflicto. Las parejas deben aprender que la convivencia y el compromiso van de la mano y que dar un paso como este puede ser algo que marque sus vidas. 

Por ello, cuando un matrimonio ya ha agotado todas las vías posibles de entendimiento, es necesario recurrir al divorcio. Esta no es la mejor opción, pero si la única cuando se sabe con certeza de que la única forma de continuar viviendo lo mejor posible. Un matrimonio desgastado solo puede suponer una pérdida absoluta de bienestar que afecta directamente al estado de ánimo de ambos miembros de la pareja y, en caso de tener hijos, a ellos también.

De hecho, los datos del estudio elaborado por la Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA), muestran que el 97% de los casos de divorcio en nuestro país son casos de divorcio con hijos y que, en contraste, solo el 16% pertenecen a casos de divorcio sin hijos

Si finalmente se ha tomado la decisión, es necesario contactar con profesionales capaces de gestionar un tema legal tan delicado como este. Por ello, nuestros abogados divorcios express cuentan con todas las herramientas y conocimientos necesarios para conseguir un divorcio de mutuo acuerdo, evitando cualquier tipo de impacto negativo que sí puede provocar un divorcio.

Llegados a este punto, la pareja necesitará contar con un convenio regulador que certifique que tipo relaciones económicas y filiales son las que quieren establecer ambas partes, así como completar otra serie de gestiones legales con los que poder conseguir la separación legal.

Por todo lo que implica este proceso, es necesario que las partes implicadas cuentan con un buen respaldo jurídico capaz de ofrecer un proceso lo rápido y llevadero como únicamente puede ofrecerlo un divorcio express online.

En Digilex nos especializamos en este tipo de divorcios online para acelerar todas las gestiones que de manera habitual se realizan en los juzgados utilizando nuestra plataforma para agilizar aún más el proceso. Además, contamos con precios competitivos donde se incluyen todos los gastos del procedimiento judicial y posterior inscripción en el Registro Civil.

Del mismo modo, si se necesita de un asesoramiento más personalizado para que los acuerdos y medidas tomadas por los implicados, nuestro equipo de profesionales guiará a ambas partes en el proceso para conseguir los objetivos deseados tras el proceso. 

Asimismo, contamos en nuestra página web una lista de preguntas frecuentes para ofrecer a nuestros clientes todo lo que necesitan saber. Contacta con nuestro equipo tanto mediante correo electrónico o realizando una llamada a nuestras oficinas para hablar directamente con nosotros.

Menú