El divorcio y las hipotecas

El divorcio es un proceso de separación sentimental que puede suponer la división de los bienes adquiridos. Generalmente, se comparte la vivienda y otros bienes muebles e inmuebles que se pueden haber comprado antes de contraer matrimonio o durante el mismo. Sin embargo, el conflicto puede llegar una vez que se oficialice la ruptura de la pareja y, por consiguiente, la separación.

Existe la posibilidad de que se haya adquirido una hipoteca durante el matrimonio. Esto significa que el nombre de ambos figura en el inmueble que se ha comprado; por eso, es importante saber qué sucede con la propia hipoteca una vez que se ha producido el divorcio. Es entonces cuando surgen las siguientes cuestiones: ¿cuál de los dos se va a quedar con la vivienda?, ¿quién va a realizar el pago de la hipoteca tras el divorcio?, ¿se puede realizar un pacto entre ambos? 

Para tener un conocimiento sobre los procesos a seguir en el caso de divorcio y las hipotecas, es importante que se resuelvan estas preguntas y se conozca con más detalle. Toda la información te la presentamos a continuación.

¿Quién se queda con la vivienda tras el divorcio?

En primer lugar, hay que tener en cuenta cuándo se ha comprado la vivienda. En el caso de que sea antes de contraer matrimonio, esa persona tiene un bien privativo, es decir, que pertenece a uno solo. El cónyuge que la adquirió va a seguir siendo propietario de ella y no puede pasar a manos de la otra persona, salvo que haya otra cláusula que se haya firmado y que lo evite. Al fin y al cabo, es un derecho que se tiene precisamente por aparecer registrado desde antes del casamiento.

No obstante, está la posibilidad de que se acuerde el uso de los bienes al cónyuge que no es titular. Se tiene que acordar que, durante un tiempo específico, se puede utilizar por la persona que no es titular de la vivienda; eso sí, debe quedar todo recogido en una documentación que, en general, demuestre el acuerdo establecido y firmado entre ambos. Para ello, la autorización judicial debe estar presente, pero la atribución temporal no significa que el inmueble pase a manos de la otra persona.

Los bienes gananciales suponen que la situación sea algo más compleja. El juez puede determinar que la asignación temporal sea para uno de los cónyuges hasta que, finalmente, se ponga en venta la vivienda o se liquiden los gananciales.

Si uno no es más vulnerable que el otro, la vivienda se puede poner en venta, ya que la propiedad es al 50 por ciento. Normalmente, llegan a un acuerdo para la venta, especialmente cuando ya se ha subsanado la hipoteca al completo. Sin embargo, en el caso de que no haya un acuerdo, un juez va a ser el que determine en qué temporadas pueden disfrutar del uso de la vivienda.

Otra posibilidad es que uno de los cónyuges le compre la otra parte de la vivienda a su expareja; es decir, si la tienen en propiedad al 50 por ciento, uno de los dos puede proponer la compra de la otra parte. 

La cuestión es que se llegue al acuerdo con el que, definitivamente, se ponga fin al problema y se resuelva de forma satisfactoria con una compra legalizada y con acuerdo mutuo. Esto puede incluir la presencia de personal legal que pueda ofrecer un asesoramiento y aclarar las posibles dudas. 

Pago de la hipoteca tras el divorcio

En el momento en que se produce el divorcio en un matrimonio, quedan pendientes los pagos de la hipoteca, lo que supone un endeudamiento que necesita una resolución. En este caso, está obligado a pagar el cónyuge que haya contratado dicho préstamo; es decir, si una de las dos personas tiene a su nombre la hipoteca, se convierte en la única persona que debe hacer frente a los pagos de la deuda que se ha establecido con el banco, de tal manera que queda la otra persona eximida de pagar, salvo que lleguen a un acuerdo.

Por otro lado, está la posibilidad de que los dos cónyuges sean prestatarios, es decir, que tengan la titularidad de la hipoteca. Ante esta situación, los dos se sitúan como pagadores y deben hacer frente juntos a las cuotas, incluso si el divorcio express se ha realizado de forma rápida. 

Al fin y al cabo, el banco va a reclamar el pago de la hipoteca a las personas que aparezcan registradas en el contrato, tanto si es una como si es la pareja en conjunto, incluso si es en régimen ganancial o bajo separación de bienes. De una forma u otra, son los dos los que deben responder ante el banco para solventar la hipoteca.

De todos modos, el banco reclama a los dos el pago si la hipoteca ha sido concedida a ambos. Esto llega a efectos, incluso, sin que se haya determinado quién se queda con la vivienda tras el divorcio. Este proceso debe ser atendido por un juez, quien se encargará de impartir justicia y diferenciar cuál de los dos se queda con la casa o si deben compartirla, tanto en uso compartido como también en gastos en general.

Por ley, se considera que el pago de las cuotas es una obligación de la sociedad de gananciales. Por esa razón, muchos de los abogados de divorcios express, como los de Digilex, atienden requerimientos y soluciones frente a posibles divorcios, algo que puede ocasionar diferentes conflictos dentro del divorcio.

¿Puedo pactar el pago de la hipoteca en caso de divorcio?

En el caso de que se realice un divorcio de mutuo acuerdo, también se pueden realizar pactos. Esto significa que la relación puede ser cordial y que se trate de buscar una buena salida ante ciertas situaciones que, en general, pueden ser difíciles de resolver.

Hay que tener en cuenta que mediante la resolución de conflictos, se puede conseguir un acuerdo cordial y favorable para ambos, tratando de estipular por escrito y de forma legal que, al fin y al cabo, todo va a resolverse de forma amistosa.

El pacto que se haga entre cónyuges puede hacerse realidad siempre y cuando se haga de forma oficial y bajo supervisión legal de abogados. En estos casos se recomienda que los acuerdos no se cierren únicamente de palabra, sino que se hagan efectivos por escrito. No obstante, si los dos son titulares de la hipoteca, entonces el banco puede reclamar el pago a los dos, teniendo en cuenta que ambos nombres aparecen en el contrato. 

En este caso, si la separación ha sido amistosa y existe confianza, se puede llegar a un acuerdo para los pagos, pero también es cierto que llegar a este punto puede ser algo difícil; por eso, se suele recurrir a una figura legal que trate de resolver la situación o, por el contrario, que se acuda al banco para llevar a cabo el cambio de la titularidad de la hipoteca.

¿Puede el banco ejecutar la hipoteca si la casa está designada como hogar seguro a favor de mis hijos/hijas? 

El banco sí puede ejecutar la hipoteca incluso si ha sido designada como hogar seguro a favor de los hijos/as. El simple hecho de que haya menores de edad en el círculo familiar no significa que el banco esté impedido para ejecutar la hipoteca, sino todo lo contrario. 

En el caso de que haya impagos de las cuotas, igualmente va a poder intervenir el banco para que no se convierta en una complicación a mayores, ya que la propia entidad financiera puede estar en su derecho de poder ejecutar la hipoteca, incluso si es un divorcio express con hijos

Pero, ¿qué es el hogar seguro a favor de los menores? Esto quiere decir que los propietarios del domicilio, tanto si son los cónyuges o solo uno, no pueden vender la casa hasta que los menores de edad lleguen a ser adultos o haya cumplido, al menos, los 25 años de edad siendo estudiantes a tiempo completo; es decir, que todavía no tienen una solvencia económica suficientemente amplia como para subsistir por sí mismos y existe cierta dependencia aún de los progenitores.

La casa va a ser hogar seguro de los menores si se tiene en cuenta la edad de los hijos/as. No influye tanto el hecho de que se haya producido un divorcio con hijos. En realidad, el banco va a ejecutar la hipoteca siempre y cuando haya una falta de pago en las cuotas establecidas en el contrato, algo a lo que se atienen los cónyuges. 

El banco simplemente va a reclamar lo que es de su propiedad, sin fijarse en las circunstancias que acontecen respecto a la separación del matrimonio o si se ha producido un divorcio sin hijos o con hijos. Lo que le interesa a la entidad financiera es que se puedan cubrir los gastos de la hipoteca.

En Digilex se ofrecen servicios de asesoramiento legal y trabajos de resolución de conflictos frente a todo tipo de complicaciones tras la separación de un matrimonio y sus consecuencias. En nuestra web puedes encontrar toda la información respecto a si se produce un divorcio express online o cualquier otra circunstancia relacionada con la separación. 

En este sentido, nuestra consulta legal ofrece todo tipo de servicios con una atención cercana y efectiva, acudiendo en todo momento al convenio regulador para que encuentres en nuestros abogados el apoyo y refuerzo legal necesario con el que solucionar todo tipo de problemas vinculados a los divorcios y la vivienda.

Menú
LLÁMAME
+
¡Llámame!