Cómo superar un divorcio según la edad

¿Quieres saber cómo superar un divorcio según la edad? Separarse de tu pareja después de tantos años de convivencia no es algo sencillo, aún menos cuando se trata de un divorcio con hijos. La persona que un día te prometió amor eterno y con la que pasaste momentos maravillosos, dejará de ser tu marido o mujer para siempre y eso suele causar mucho dolor. 

Ahora bien, cada persona puede vivir esta situación de una manera diferente y, aunque todo el mundo sufre de una forma u otra, la edad influye mucho a la hora de abordarlo y enfrentarse a ello. Una persona que acaba de cumplir los 30 años, pensará que es muy duro, pero que aún le queda toda la vida por delante. Se trata de una situación muy diferente a otra que haya cumplido los 60 y que se vea mayor para reconducir su vida. 

Si no eres feliz en esa relación y no existe solución alguna, te aconsejamos que pongas fin a la misma por muy complicado que sea. Desde aquí vamos a contarte cómo se puede afrontar un divorcio según la edad de las personas implicadas, ya sea una separación a los 30, a los 40, a los 50 o a los 60.

Divorciarse a los 30: ¿cómo se supera?

En esta edad aún nos consideramos muy jóvenes y tenemos altas expectativas sobre la vida y sobre nosotros mismos. Es posible pensar que hemos desperdiciado un tiempo con esa persona que ya no vamos a recuperar, pero aun así somos conscientes de lo mucho que queda por recorrer. 

Durante este periodo se vive todo con mucha intensidad y se valora mucho la libertad para hacer lo que cada uno desee. Además, es posible que se trate de un divorcio sin hijos porque la pareja aún no ha tenido tiempo de organizar su vida en común, por lo que todo resultará mucho más sencillo. De hecho, si ambos están de acuerdo, es más fácil pedir el divorcio express para reducir los trámites y hacer que el proceso judicial sea más rápido y económico.

Eso sí, siempre resulta conveniente darse un tiempo para curar las heridas y no buscar otra pareja desesperadamente porque eso siempre conduce a error. Durante esta etapa de la vida, hay que volver a ilusionarse por cosas que se habían dejado de lado, pasar más tiempo con los amigos que suman y te hacen ser más feliz, y pensar que existe un largo camino para seguir equivocándose, no sin corregir los errores del pasado.

El divorcio a los 30 puede vivirse con cierto temor o frustración, pero al final se vive el día a día con ilusión y confianza. Ciertamente, hay que mirar al futuro, pero lo principal es disfrutar del presente con positividad. Sin duda, es una decisión muy complicada, pero hay que pensar que quedan muchas cosas buenas por vivir y que se tiene todo un futuro por delante para hacerlas realidad.

El divorcio a los 40 y sus consecuencias 

No es lo mismo afrontar un divorcio a los 30 que a los 40. Aunque solamente existan unos años de margen, lo cierto es que pueden existir algunos extras que lo compliquen un poco más. Realmente, aún se es muy joven para pensar en el presente y en el futuro, así como cumplir todas aquellas metas que se tiene en mente. Sin embargo, a esta edad es posible que ya se tengan niños y los divorcios con hijos son un tanto más complicados.

No siempre sucede así, lo que puede resultar aún peor, y es que las mujeres que a esta edad han vivido con ilusión su matrimonio para formar una familia y tener hijos, pueden ver el divorcio como una barrera que les impida cumplir su sueño. 

Ahora bien, todos esos pensamientos negativos hay que dejarlos correr porque estamos a tiempo de alcanzar nuestros objetivos. Hay tiempo para ser feliz y luchar por lo que siempre habíamos querido. El proceso de divorcio puede resultar más difícil a esta edad, pero no hay nada que no se cure con el tiempo. 

Superar un divorcio es algo muy difícil que va a costar superar, pero el amor puede volver a llegar cuando menos se espera. Lo principal es no tener prisa y seguir disfrutando de los pequeños momentos del día a día para pasar esta dura etapa cuanto antes. Al final, te darás cuenta de que todo pasa y que los 40 es una buena edad para retomar tus ilusiones y esperanzas.

Si no consigues hacerlo, no pasa nada por buscar ayuda en amigos, familiares o incluso en profesionales. El principal objetivo del psicólogo es dar un empujón a quienes necesitan recuperar el equilibrio emocional perdido tras un divorcio. Es un gran apoyo al que hay que recurrir siempre que sea necesario y sin pensárselo dos veces.

Así se afronta el divorcio a los 50 

Algunas personas piensan que ya es demasiado tarde para divorciarse. Piensan que a los 50 son muy mayores para enfrentarse a un proceso semejante. Sin embargo, no pueden estar más equivocados. Además, el divorcio express online puede facilitar mucho las cosas cuando ambos quieren lo mismo y existe un convenio regulador de mutuo acuerdo. También hay que pensar que los hijos pueden ser mayores y estar trabajando o en la universidad, por lo que todo puede ser menos difícil. 

En caso de que los hijos sean menores y aún convivan en el domicilio familiar, las separaciones pueden complicarse bastante porque muchos padres evitan divorciarse para impedir que sufran. Sin embargo, si se desea lo mejor para ellos, es preferible vivir en paz y que no tengan que soportar conflictos diarios entre la pareja.

En realidad, afrontar un divorcio a esta edad puede ser igual que en parejas más jóvenes. Lo principal es vivir la vida con optimismo y empezar de cero con fuerza. Nunca hay que olvidarse de uno mismo y tener ilusión por las cosas. Además, hay que pensar en poner en práctica ciertas inquietudes u hobbies que habías desterrado al convivir con otra persona durante tanto tiempo.

Durante este periodo hay que hacer cosas que realmente nos motiven y nos gusten. Tal vez debas pensar en actividades que solías hacer antes de casarte como ir a una piscina cubierta a practicar deporte, montar en bicicleta o retomar tus clases de baile. Cualquiera de estas actividades significan divertirse y conocer a personas extraordinarias para socializar y salir de casa cada vez que te apetezca. 

Tener hijos no significa que debas encerrarte en ti mismo y no salir de ahí. Has de pensar en su felicidad pero también en la tuya, y tanto para ellos como para ti es preferible afrontar esta nueva etapa con plenitud y bienestar. Es muy importante quererse a uno mismo y trabajar la autoestima, más aún si estás lleno de recuerdos y necesitas pasar página para proseguir tu camino.

Claves para superar un divorcio a los 60

Los 60 pueden suponer una barrera infranqueable que cuesta más superar. Después de tantos años conviviendo con una persona, la rutina se ha apoderado de tu vida y es lógico sentir mucho miedo al pensar que todo va a cambiar. Sin embargo, no estás renunciando a la seguridad y a la comodidad, sino que seguirás viviendo con tranquilidad y con la mayor libertad para hacer y deshacer. 

Lo más importante es mantener la calma y hacer una lista de todas las cosas que te hacen feliz. Tal vez te gusta mucho viajar y ahora puedas hacerlo más a menudo en compañía de un familiar o de un amigo. Los 60 no tienen que significar un final sino el principio de algo nuevo, divertido e interesante. 

Nunca es tarde para retomar la vida social y encontrarnos con amigos que hacía tiempo que no veíamos. Lo cierto es que vivir buenos momentos con personas conocidas a las que queremos es fundamental para superar una separación tan dolorosa. Es lógico que tras tantos años de matrimonio cueste mucho, pero las personas serán un gran punto de apoyo para sostenerse y mirar hacia delante. 

Como ya se ha mencionado, es posible conocer nuevos destinos y viajar para obtener nuevas ilusiones y dejar atrás lo pasado. Renovarse o morir puede ser una buena frase en la que pensar durante esos momentos tormentosos en los que se vuelve la vista hacia atrás. Olvida tu zona de confort y disfruta de la compañía y también de ti mismo. Incluso, si nunca antes lo habías hecho, es posible que puedas organizar un viaje para ir solo. Te sentirás muy satisfecho y reconfortado al hacerlo.

Desde Digilex somos conscientes de lo complicado que resulta darse cuenta de que ya no se es feliz en esa relación. Independientemente de la edad de nuestros clientes, hacemos todo lo posible para que todo se desarrolle desde una vía rápida y pacífica. 

Para iniciar un proceso de divorcio de mutuo acuerdo hay que presentar una demanda de divorcio y realizar un procedimiento judicial, y es de vital importancia conocer los trámites a seguir. Nuestros abogados de divorcios Express están habituados a realizar ceses legales de matrimonios de forma amistosa e intentarán aconsejarte y asesorarte de la mejor manera posible.

Menú