Acabo de tener un bebé y me quiero divorciar ¿Qué hago?

Un divorcio no es un proceso fácil, pero cuando se trata de un divorcio con hijos menores de por medio, este proceso se puede llegar a complicar todavía más. Por eso es muy importante hacer las cosas lo mejor posible desde el principio y contar con un buen abogado que te asesore durante todo el proceso.

A continuación, queremos explicarte detalladamente qué es lo que tienes que hacer si acabas de tener un bebé y te quieres divorciar.

Qué tener en cuenta en el divorcio cuando hay hijos menores

El divorcio siempre es una situación dura para una pareja y hay que intentar llevarla lo mejor posible, pero las cosas se complican cuando hay hijos menores en común, ya que estos sufrirán muchas de las consecuencias de esta decisión y hay que intentar evitarles el mayor daño posible.

Para un niño, el proceso de divorcio de sus padres puede ser dramático, por eso interesa que se haga lo más rápido posible a través de los abogados de divorcios express.

La principal diferencia entre un divorcio sin hijos y uno con ellos es que el matrimonio se tiene que poner de acuerdo en el convenio regulador en lo que respecta a los hijos. Se trata de un documento en el que la pareja pacta todas las relaciones económicas y de custodia, que tengan que ver con el menor.

El divorcio de mutuo acuerdo es más económico

Un divorcio de mutuo acuerdo siempre es mucho más recomendable, ya que ninguna de las partes deberá sufrir las consecuencias de las disputas constantes.

Para realizar un divorcio de mutuo acuerdo, lo único que se debe hacer es presentar la demanda de divorcio de mutuo acuerdo, acompañada del convenio regulador debidamente rellenado. 

En este convenio deberán estar reflejados todos los pactos a los que el matrimonio ha llegado en referencia al cuidado de su hijo y tiene que tener abordar todos estos apartados:

  • Régimen de custodia.
  • Importe de la pensión de alimentos (si procede)
  • Gastos extraordinarios.
  • Horarios de visitas.
  • Comunicaciones.
  • Regulación y distribución de vacaciones.
  • Días especiales.
  • Pensiones o indemnizaciones entre partes.
  • Obligaciones respecto a gastos familiares.
¿Cómo es el proceso?

Rápido

Aceleramos las gestiones en los juzgados. Gestionamos TODO el trámite desde nuestra plataforma.

Económico

DIGILEX incluye todos los gastos del procedimiento judicial y posterior inscripción en el Registro Civil.

Flexible y a tu medida

Configurad vosotros mismos las condiciones de vuestro acuerdo. Nosotros simplemente os asesoramos.

Para realizar los trámites de un divorcio de mutuo acuerdo no hará falta acudir a juicio para que un juez determine la resolución de cada una de las cláusulas mencionadas anteriormente, sino que solamente hará falta un abogado. Por lo tanto, este tipo de divorcios son mucho más rápidos y económicos.

En el caso de que el divorcio no sea de mutuo acuerdo o que la pareja no llegue a ponerse de acuerdo en las cláusulas del convenio regulador, se deberá acudir a un juez y cada uno de los miembros del matrimonio deberá contratar su propio abogado. 

El juez determinará el acuerdo más justo para ambas partes y siempre dando prioridad al bienestar de los hijos menores que tienen en común. Por eso este tipo de divorcios se alargan más en el tiempo y son más caros. 

Tipos de custodia de los hijos

Como hemos mencionado anteriormente en este artículo, un divorcio express puede ayudar a que tus hijos vivan esta experiencia de una manera más calmada y no como una etapa larga que marcó su infancia. 

Para que el divorcio sea lo más beneficioso posible para un menor, lo primero que hay que tener en cuenta son los tipos de custodia que existen y permitir que él de su opinión, aunque no debes forzarle a que tome él la última decisión.

Sobre todo a partir de una edad (aproximadamente los 12 años) un niño es capaz de determinar con qué progenitor prefiere pasar más tiempo, o si prefiere estar con ambos por igual. En el caso de que para el niño resulte un problema tener que decidir, siempre deberán tomar la decisión los adultos para no presionarle y esperar hasta que esté preparado para dar su opinión.

En España existen 4 tipos de custodias y la persona sobre la que recaiga tendrá la obligación de cuidar a su hijo en todas estas áreas: alimentación, cuidado e higiene diario, llevar o traer a los hijos del colegio, elección de ropa, ayudarle con las tareas, vacunaciones obligatorias, etc.

Estos son los 4 tipos de custodia que existen en España y que pueden decidirse a través de un divorcio de mutuo acuerdo o puede decidirlo el juez a través de un divorcio contencioso.

Custodia monoparental, individual o exclusiva

La custodia monoparental es aquella en la que el cuidado de los hijos recae solamente en uno de los progenitores, ya sea el padre o la madre. El que tenga la custodia será el encargado de cuidar diariamente al menor y, por lo tanto, es el que tendrá una mayor relación afectiva y de convivencia con el hijo.

En muchos casos, al progenitor con la custodia se le atribuye el domicilio que compartía el matrimonio, de manera que el menor no tenga que moverse de casa. Este tutor será también el que se encargará de que el menor tenga una correcta alimentación, limpieza, escolarización, etc.

Por otro lado, el padre que no tenga la custodia tendrá una serie de derechos con respecto a su hijo menor que el progenitor con la custodia estará obligado a cumplir:

  • Derecho de visita: Podrá visitar al menor un par de tardes a la semana, siempre que este no tenga ninguna obligación.
  • Derecho de comunicación: Podrá ponerse en contacto con su hijo siempre que lo desee, siempre que no interrumpa sus hábitos.
  • Derecho de estancia: Podrá estar con los hijos durante varios días seguidos los fines de semana alternos y la mitad de las vacaciones.

Custodia compartida

Con este tipo de custodia, ambos progenitores tendrán derecho de vivir con los hijos durante algunos períodos de tiempo alternos (quincenas, meses, trimestres, etc.). 

Ambos padres tendrán el mismo derecho de tomar decisiones y ambos tendrán la obligación de dar al menor todo lo que necesita para una correcta alimentación, educación, diversión, higiene, etc.

Existen varias maneras de organizarse para ejercer la custodia compartida de manera correcta:

  • Domicilio fijo: Los hijos siempre viven en la misma casa y son los padres los que se mudan con sus períodos de estancia.
  • Domicilio rotatorio: Los padres viven en domicilios diferentes y los hijos pasan los períodos de tiempo correspondientes en cada uno de los domicilios.
  • Domicilio compartido: Ambos padres viven en el mismo domicilio, siempre que sea posible por convivencia.

Custodia partida o distributiva

En caso de tener más de un hijo, el juez puede asignar algunos hijos a un progenitor y el resto al otro progenitor, pero esto solamente se da en casos específicos de necesidades especiales muy justificadas.

Esta es la forma menos utilizada, ya que siempre se recomienda que los hermanos se mantengan siempre unidos hasta su mayoría de edad.

Custodia ejercida por un tercero

En el caso de que haya una situación extraordinaria en la que no se pueda dar la custodia a los padres, esta podrá ser extendida a un tercero. Esto solamente se da en el caso de que haya habido problemas con ambos progenitores de malos tratos, abandono familiar, etc.

Este es el orden en el que se designaría la custodia de los hijos menores de edad:

  • Los abuelos.
  • Otros parientes cercanos.
  • Personas que lo consientan.
  • En defecto de los anteriores, a una institución adecuada

Pensión alimenticia o compensatoria

Cuando el juez determina que la custodia es monoparental, el otro progenitor tendrá la obligación de pasar una pensión alimenticia de manera económica, para ayudar al padre que tiene la custodia a mantener a su hijo.

En el caso de que uno de los padres abandone el domicilio antes del divorcio legal es importante que el otro pida la pensión alimenticia lo antes posible. Si se alargara mucho en pedir esta ayuda, el juez podría determinar que en realidad no la necesita o que debe ser más baja de lo común.

Estos procesos son difíciles de llevar a cabo con sangre fría y puede ser complicado enfrentarte a estos trámites, teniendo en cuenta la situación por la que estás pasando. Por eso es crucial que en todo momento cuentes con un abogado que te facilite las cosas y te indique el mejor camino para vivir este divorcio de una forma tranquila.

La pensión compensatoria, en cambio, tiene algunas diferencias, ya que se da en el caso de que uno de los dos cónyuges haya abandonado el domicilio y el otro se quede sin los recursos necesarios para seguir adelante con todos los gastos que supone, tanto él como su hijo. Por lo tanto, ya no solamente estaremos hablando de alimentación, sino que entrarán muchas más áreas.

Ahora ya sabes qué tienes que hacer si acabas de tener un bebé y te quieres divorciar. Puedes consultar la página web de Digilex, un bufete de abogados y procuradores que ofrecen un servicio de divorcio express online, para que puedas pasar por este trámite de la manera más fácil y rápida posible, para conseguir los máximos beneficios para tu hijo.

¿Tienes dudas o consultas?

Menú
LLÁMAME
+
¡Llámame!