¿A quién le corresponde el uso de la vivienda familiar en un divorcio?

A efectos de la ley, el uso de la vivienda familiar pasa a los hijos y por consiguiente al cónyuge que esté cuidando de ellos. Pero, ya sea un divorcio con hijos o sin ellos, el proceso que se debe seguir es más complejo de lo que parece, por eso es recomendable contar con abogados expertos en el asunto.

Sigue leyendo para descubrir más detalladamente a quién le corresponde el uso de la vivienda familiar en un divorcio y compáralo con tu situación personal, para comenzar a encontrar soluciones jurídicas.

¿Qué se considera vivienda familiar en un Divorcio?

La vivienda familiar es aquella que se ha estado utilizando mientras el matrimonio o pareja vivían juntos. Por lo tanto, es el domicilio habitual donde han estado conviviendo ambos miembros que quieren practicar el divorcio. Esta vivienda, ya sea de compra o de alquiler, es sobre la que se decidirá la utilización.

Sin importar si estamos hablando de un divorcio sin hijos o de si hay menores de por medio, este inmueble debe ser adjudicado legalmente. 

¿A quién le corresponde el uso de la vivienda familiar en un Divorcio?

El empleo de la vivienda familiar está regulado en nuestro Código Civil, en el artículo 96. Este artículo explica quién se quedará con el inmueble después de un divorcio express o de la nulidad del matrimonio. 

Se aplicará la misma legislación a las parejas de hecho y lo primero que se deberá tomar en consideración es la existencia de hijos en la unidad familiar. La decisión del juez o de los mismos cónyuges debe estar escrita en el convenio regulador, para poder acudir a él siempre que se necesite, en caso de duda.

Uso de la vivienda cuando hay hijos menores

Cuando el matrimonio que se divorcia tiene hijos menores de edad, la decisión de quién se queda con la casa dependerá del tipo de custodia que tengan. En caso de separación, es aconsejable hacer los trámites como un divorcio de mutuo acuerdo, tanto para el bien de los hijos, como para el de los progenitores.

Custodia monoparental

Cuando el juez dictamina custodia monoparental, la mayoría de veces es porque no ha habido un acuerdo entre los padres y él ha tenido que decidir el destino del menor, teniendo en cuenta diferentes factores. En este caso, la vivienda quedará asignada a los hijos y, por lo tanto, al padre o madre que se haga cargo de ellos (progenitor custodio).

Aunque la vivienda familiar sea propiedad del progenitor NO custodio, su uso se asignará a los hijos y al progenitor que cuide de ellos. Esta ley pasa por encima de los derechos de propiedad de los padres y está directamente dirigida a proteger a los menores.

Custodia Compartida

La custodia compartida en los divorcios es cada vez más frecuente y es la que tratan los jueces de aplicar, para que el hijo siga manteniendo la mayor estabilidad posible. Esta custodia consiste en que los hijos estarán viviendo con ambos progenitores de manera alterna durante ciertos períodos de tiempo.

En este caso, la ley no contempla cuál de los dos progenitores deberá quedarse con la vivienda, así que será el juez quien lo dictamine. El juez tendrá como objetivo principal el bienestar del menor al tomar su decisión.

Estos son los escenarios más comunes que se pueden presentar, dependiendo de quién es el propietario de la casa en cuestión:

  • Cuando la vivienda es de ambos progenitores puede haber dos soluciones distintas:
  • Que el empleo de la casa sea de ambos cónyuges por períodos alternos. De este modo el menor siempre vivirá en la misma casa y serán los padres los que tendrán que ir cambiando.
  • Que el uso de la casa sea para solamente uno de los progenitores. Siempre se asignará esta opción al cónyuge que necesite una mayor protección. El otro padre deberá tener una vivienda digna para cuando sus hijos vayan a vivir con él.
  • Cuando la vivienda es propiedad únicamente de uno de los progenitores, también existen dos soluciones posibles:
  • Que la utilización de la casa sea exclusiva para el progenitor que NO es propietario, siempre que este sea el que tenga más necesidad de protección.
  • Que el empleo de la casa sea exclusivo para el progenitor que SÍ es propietario, siempre que este sea el que tenga más necesidad de protección.

Custodia repartida COMPARTIDA

Este es el tipo de custodia que se da menos a menudo y consiste en repartir la custodia de los hijos entre los progenitores, siempre que sea por causas justificadas y en beneficio del los menores. Se crearán entonces dos grupos familiares: el del padre con los hijos que estén a su cargo y el de la madre con los hijos que estén a cargo de ella.

Para este tipo de custodia tampoco existe una ley escrita que dictamine quién debe quedarse con la vivienda, por lo tanto, también será decisión del juez. Lo que el juez tendrá en cuenta será cuál es el grupo familiar que tiene necesidad de una mayor protección.

En caso de que ambos grupos familiares estén estables y no haya uno más necesitado que otro, se podrá optar por estas opciones:

  • Dividir la vivienda familiar, en caso de que esto sea posible.
  • La vivienda se usará de forma temporal y rotatoria por cada grupo familiar. De modo que ambos grupos tienen la posibilidad de hacer uso de la casa durante un tiempo determinado, antes de cederle a la otra parte.

Uso de la vivienda cuando NO hay hijos

Cuando no hay hijos de por medio, los juicios de divorcio son mucho más fáciles, aunque también deben tenerse en cuenta todas las propiedades. Cuando una pareja sin hijos o con hijos mayores de edad decide divorciarse, el juez determinará quién puede utilizar la vivienda, a no ser que ambos se pongan de acuerdo con un convenio regulador.

El juez siempre buscará el beneficio para la parte más débil, aunque este no sea el propietario de la vivienda. En caso de que la vivienda sea propiedad de ambos cónyuges, el uso siempre será para la parte que necesite una mayor protección. 

¿Cambia la titularidad de la vivienda familiar si se atribuye a uno de los cónyuges su uso?

La utilización de la vivienda en un divorcio NO cambia la titularidad del domicilio, sino que solamente altera el usufructo USO, es decir, las personas que pueden hacer uso de ella. El domicilio seguirá perteneciendo a ambos cónyuges o a uno de ellos, como lo era antes del divorcio.

Hasta que los hijos no sean mayores de edad o el juez lo dictamine de otro modo, el propietario de la casa, que no está haciendo uso de ella, deberá pedir permiso al progenitor custodio para hacer cualquier cambio en su propiedad. Durante el tiempo que su ex pareja esté utilizando la vivienda, el propietario no podrá acceder a ella, ni venderla.

En caso de que no exista consentimiento, el propietario puede acudir a un juez, para que decida cómo se debe actuar en ese caso.

¿Para quién es el uso de la vivienda familiar en un Divorcio? 

Los abogados divorcios express pueden ayudarte a que estos trámites sean mucho más ágiles, fáciles y rápidos. 

Lo primero que buscará un abogado, para llevar a cabo un divorcio express online, es tratar que ambos cónyuges entren en un acuerdo y puedan firmar el convenio regulador por su propio pie. Como hemos mencionado antes, un divorcio de mutuo acuerdo es mucho más rápido y sencillo que cuando ambos cónyuges no son capaces de ponerse de acuerdo.

Si no hay acuerdo por parte de ambas partes y no son capaces de firmar un convenio regulador, se deberá acudir a la vía judicial, para que un juez dictamine sentencia. El juez tendrá en cuenta todas las circunstancias del caso para decidir quién se queda con el uso de la vivienda.

¿Qué factores se tendrán en cuenta por el Juez para atribuir el uso de la vivienda familiar?

El juez siempre intentará proteger a la parte más débil del divorcio. En caso de que haya hijos menores de edad, la sentencia que dictará siempre será a favor de ellos e intentando protegerles al máximo. En caso de que no haya hijos de por medio, el juez tendrá en cuenta cuál de las dos partes está más necesitada de protección y actuará a su favor:

Para determinar cuál es la parte de la pareja que necesita protección, el juez puede tener en cuenta estos factores:

  • Los recursos económicos de ambas partes.
  • Si uno de los dos cónyuges tiene una vivienda alternativa.
  • Se valorará la posibilidad de vender el domicilio familiar y comprar dos viviendas más económicas.
  • Valorará también de quién es la propiedad de la vivienda.


Ahora ya sabes a quién le corresponde el uso de la vivienda familiar en un divorcio y qué factores tendrá en cuenta el juez. Si necesitas ayuda con tu divorcio y quieres que este sea lo más rápido y fácil posible, no dudes en echar un vistazo a la página web de Digilex Express, donde encontrarás a los mejores abogados especializados en divorcios.

Menú
LLÁMAME
+
¡Llámame!